Artículo para el blog de noticias de Shotokan Montequinto

¡Bienvenido seas Septiembre!

  • 21 junio, 2019
  • Blog
  • 0 Comments
  • dojoshoto

Aprovechando que el nuevo curso está a punto de llegar, que las ansias aumentan, y que
somos tres miembros de mi familia los que esperamos impacientes que el Shotokan
Montequinto reabra sus puertas (tras un merecido Agosto de descanso), me gustaría refrescar
todo lo que he echado de menos durante estos días de no entrenamiento.
Y es que, hemos llegado a un punto, en el que no concebimos nuestra vida sin pisar el tatami…
Y me pregunto, ¿qué tendrá este Club que tanto nos engancha?
Para llegar a la situación de sentirse como en casa, y de querer a tus compañeros, monitores y
Maestro mucho más allá que por compartir unas horas de actividad, este Dojo debe tener
algún truco. ¿Cuál? Pues… no sé si soy capaz de descifrarlo, de lo que sí estoy segura, es que
ninguno de nosotros quiere salir de aquí.
El Shotokan nos plantea constantemente nuevos objetivos de diversa índole, y arropados
siempre de su ayuda, vamos andando nuestro camino marcial repletos de motivación,
superación, admiración, y amor.
Si de algo me he dado cuenta, es que aquí todos tenemos cabida, todos somos importantes en
la cadena, desde el artista marcial, hasta el abuelo que acompaña a su nieto a clases y resulta
ser el mayor animador en los campeonatos. Eso amigos míos, tiene un nombre muy claro, y es
el de FAMILIA, nuestra familia, la #FamiliaShotokan.
Y supongo que he ahí donde reside el truco, la #FamiliaShotokan. Una familia donde
encontramos apoyo, respeto, compañerismo… es ahí cuando el Dojo se siente hogar.
Hogar… ¡qué cierto es cuando dicen que no podemos estar lejos de ese lugar al que
pertenecemos!, ¡qué cierto!
Y es que veréis, resulta curioso lo que ocurre en el mes de Agosto, cuando no entrenamos. Los
días de este mes en los que el Dojo permanece cerrado, como cada año, es el tiempo indicado
para reparar desperfectos, reponer el material que hemos maltratado durante el curso
anterior, es el momento de pintar, etc.
Puede parecer no ser el mejor plan, sin embargo, ahí estábamos todos. ¡Todos! Mientras
muchos tenían otras opciones más tentadoras como el estar en cualquier piscina relajado
tomando el sol, prefería pasar la bayeta en el Shotokan. Ahí es donde me doy cuenta hasta
donde llega nuestro sentimiento y compromiso por nuestro Dojo.
Ahí estamos, siempre, todos a una como debe ser, en lo bueno y en lo malo, en cada clase, en
cada entrenamiento de sábado, en cada campeonato, en cada kotombo, en cada convivencia…
Porque el Shotokan Montequinto nos aporta mucho más que la enseñanza de un Arte Marcial,
que de primeras puede parecer lo único importante, pero además, hay que sumarle todo lo
“extra” que nos ha regalado este Dojo, y que no esperábamos. Ya que no imaginaba
encontrarme una segunda casa, donde pasar horas y horas tanto dentro como fuera de su
tatami. No pensaba que fuese punto de encuentro para mi pandilla, mis amistades más
sinceras y sanas me las ha brindado mi Dojo, sí, así es. No pensaba que las mejores vivencias y
los mejores recuerdos que vienen rápidamente a mi cabeza sean dentro de sus paredes.
¡Había tantas cosas que no esperaba! Pero GRACIAS, infinitas gracias por sacar a la luz la mejor
versión de mi misma, gracias por tener siempre el mejor consejo, gracias por quererme y
apoyarme como persona más allá que como artista marcial. Gracias por vuestra humanidad,
confianza, dedicación, paciencia y muchos más calificativos que pueden hacer de este artículo
algo “cursi” o “ñoño” que no es para nada mi intención.
Pero ya que nos habéis dado la oportunidad de colaborar en el blog, y con lo que sabéis que a
mí me gusta comunicarme, ya sea escribiendo o charlando por los codos, ¡pues éstas son las
consecuencias!
Por eso y más, no tengo, y no tenemos ninguna pena en despedir Agosto. Estamos esperando
la entrada del nuevo mes con los brazos abiertos.
Porque nos pueden las ganas de echarnos unas risas en los calentamientos, de que el Maestro
pase lo que pase se ponga de parte de las kunoichis, que a Kino se le olvide el número por el
que iba contando y al final acabemos haciendo el doble de series… Tenemos ganas de que nos
llamen por nuestros motes. ¡Tenemos ganas de volver a casa!.
Por eso bienvenido seas Septiembre, bienvenido sea un nuevo curso en el Shotokan
Montequinto.
Familia Martín.

dojoshoto