Artículo para el blog de noticias de Shotokan Montequinto

Calor en Valencia, Curso de Hapkido 2010

  • 10 noviembre, 2010
  • Blog
  • 0 Comments
  • dojoshoto

Bueno sol hizo, pero no me refiero a ese tipo de calor sino al que recibí de todos mis compañeros (perdón Maestro pero yo te incluyo entre ellos) después del pequeño inconveniente de no ver el objetivo cumplido, que aunque uno esté ya curtido en mil batallas, es en esos momentos cuando se agradece ese comentario que le quita importancia a las cosas, esas risas que no te dejan pensar o ese apretón en el brazo, esto último no se lo permití a Kino hasta que no se quitó el polo nuevo que después la gente comenta cosas raras, y es que nuestro club no solo esta lleno de unos magníficos artistas marciales sino además de unas personas con una calidad humana excepcional.

 

Y ahora, para los que no tuvieron la suerte de estar allí, os haré una pequeña crónica del evento.

 

A partir de las 5:45 am. fuimos apareciendo todos en la esquina del gimnasio, era evidente por las caras que no habíamos dormido mucho y salimos para el aeropuerto con el ferviente deseo de tomarnos un café bien cargado, pero ni modo, la señorita del altavoz parecía que había estado esperándonos para decir que teníamos que embarcar, así que tras un vuelo somnoliento llegamos como lobos a la cafetería que hay al lado del Kukkiwon donde dimos buena cuenta del menú de desayuno aderezado con unos crepes que se salían de los platos. Entre bocado y bocado fueron llegando los participantes e invitados a los exámenes.

 

A eso de las 10:30 ya estábamos en ropa de faena realizando uno de los varios calentamientos que tuvimos que hacer ya que terminamos a la 14:00 y los danes más altos se examinaron primero. Migue y yo fuimos los últimos, no se si fueron peor los nervios acumulados o el dolor del culo después de tanto tiempo sentados, solo voy a deciros que fue como entrar en una cámara de vacío donde apenas escuchaba las técnicas que tenía que hacer y los talegazos de mi compañero. Aquí un pequeño inciso para felicitar a Migue, Parre, Molina y Ferrete sois unos monstruos.

 

Después de una ducha reparadora, hambrientos y sedientos, dimos un quiebro al personal que iba a comer en un chino y nos fuimos a por una paella… bueno un arroz… bueno una cosa amarilla y sosa, menos mal que la carne del 2º plato y la jarra de cerveza estaban buenísimas. Y cuando empezábamos a reposar la comida alguien que mira el reloj grita “Que llegamos tarde a la Master Class” y ala otra vez a correr para cruzar Valencia en tranvía.
El pabellón de la Universidad estaba a tope, y para no perder las buenas costumbres pues más calentamiento y más talegazos, eso si aprendiendo técnicas de todos los Maestros presentes, una gozada. Y cuando ya pensé que no podía mover más los brazos y las piernas apareció una frase mágica “Ahora empiezan las exhibiciones”, otro subidón de adrenalina y un cruce de miradas entre todo el equipo donde se leía que había que echar el resto. ¿Qué como fue? Si os digo mi opinión probablemente no sea objetivo así que tendréis que esperar a ver si salimos en video. Y al final reparto de diplomas y las fotos de rigor total las 21:00, ah, no os lo había dicho, a las 22:00 cena de gala, creíais que se habían acabado las carreras, que va…

 

Al restaurante del hotel fuimos llegando todos vestidos con nuestras mejores galas, aquí me veo en la obligación de hacer otro inciso, Maestro queremos más niñas en el dochang… si hace falta entre todos les pagamos las cuotas, ¡que envidia la mesa de Barcelona!. Tras una buena cena y las entregas de premios, nuestros niños con las hormonas revueltas partieron en pos de los elementos femeninos hacia una discoteca de moda y los abueletes en busca de la última copa. Empezábamos a desesperar al no encontrar ni un bareto y mira tu por donde a la vuelta de una esquina no encontramos una verbena con música en directo y chiringuito con cubata en baso de plástico, vamos heavy total.

 

El resto, nuevo madrugón, vuelo y regreso a casa, para finalizar una aventura para el recuerdo una ronda de abrazos, el de Kino un poco flojito ¡ah! es que lleva otra vez el polo nuevo.

 

| Shotokan Montequinto

dojoshoto