Artículo para el blog de noticias de Shotokan Montequinto

El verdadero entrenamiento

  • 17 noviembre, 2010
  • Blog
  • 0 Comments
  • dojoshoto

Cuando cualquier persona se inicia en la práctica de cualquier Arte Marcial, en la mayoría de los casos, desconoce que la disciplina que va a practicar está ligada a un código o credo impulsado por su creador. Desconoce la historia y origen del Arte Marcial a practicar, así como el conjunto de sus técnicas, y el cuándo y porqué deben ser utilizadas. Probablemente jamás haya oído hablar de las normas de comportamiento  y respeto a las que va a quedar ligado, lo que se conoce como “etiqueta”. Sinceramente, la mayoría se inicia en este tipo de actividades para saber “pelear” y poder así desenvolverse airosamente ante una agresión o amenaza.

Cuando pasa el tiempo y entrena con la continuidad necesaria, va asimilando conceptos y a entender, de manera algo difusa, todo aquello que engloba la práctica de un Arte Marcial, es decir, su historia, su filosofía, sus reglas, etc.

Pero cuando pasan los años, y a pesar de obtener un alto grado, y cuando se tiene asumidas todas las cuestiones antes expuestas, se vuelve a caer en una cuestión que es ignorada por la mayoría de practicantes marciales. La mayoría piensan que se es Artista Marcial dentro del Dojo, aproximadamente durante la hora u hora y media de entreno. Que durante ese tiempo se deben comportar y aplicar sus conocimientos en base a lo aprendido por el Maestro o Sensei, pero que, al acabar la clase, se vuelve al “mundo real”. Si esto ocurre, probablemente no se esté ni a mitad de camino en comprender que significa ser Artista Marcial y, sí, conocerá muchas técnicas y todo eso, tendrá una condición física envidiable, pero no será un Artista Marcial completo. Estará, como he dicho, a mitad de camino, porque, a pesar de los años, la mayoría no entiende que la filosofía que acompaña a las Artes Marciales deben contemplarse y efectuarse en cualquier momento y lugar, y esto engloba fuera del Dojo y fuera de las horas de entrenamiento. Educación y respeto con los demás y en especial con la que la gente de mayor edad ante cualquier situación por muy embarazosa que sea, serenidad y autocontrol ante cualquier circunstancia delicada, paciencia y calma ante situaciones estresantes, no presumir de tus conocimientos ni envidiar los de los demás, y un largo etcétera de conductas que, si bien son recogidas por las diferentes Artes Marciales para que sean aplicadas tanto dentro como fuera del Dojo, sus practicantes raramente lo llevan a la practica fuera de éste.

El Artista Marcial lo es siempre a cualquier hora y en cualquier lugar, y se diferencia del resto por los conocimientos técnicos, espirituales y ÉTICOS que ha adquirido. Es un modo de vida distinto. Lo conceptos  mencionados tienen una antigüedad milenaria, y ha llegado a sus manos gracias a una sucesión continúa en el tiempo de Maestros que han procurado preservar la esencia del estilo marcial para enseñárselos a sus alumnos.

Recuerda, cuando acabes en el Dojo no habrá finalizado tu entreno. Ahora empieza lo difícil. El verdadero entrenamiento, aplicar tus conocimientos para aplicarlo a eso que llamas “la vida real”.

David Romero | Shotokan Montequinto

dojoshoto